Nicolás Penka Aguirre

Basquet

Seguilo en sus redes

Hola a todos, soy Nicolás “Penka” Aguirre, tengo 30 años, nací en Santiago del Estero y soy basquetbolista profesional.

De chico empecé a jugar al básquet entre amigos pero también me gustaba mucho el fútbol. Iba al club en bicicleta pero una vez se rompió y a partir de ese momento me incliné por seguir sólo con el básquet porque tenía un amigo que me buscaba para ir al club en auto. Paradoja del destino, pero eso fue clave para decidirme de lleno por el deporte que me apasiona.

Me crié en una familia de clase media en Santiago que me apoyó cuando me decidí del todo por el básquet. Me dicen “Penka” porque cada vez que me cortaban el pelo, me volvían a salir todos parados, como puntas de un cactus. En Santiago, a esa planta se le llama penka. Así me empezó a decir mi mamá y me quedó para siempre.

Después de jugar en equipos de Santiago, con 15 años me fui a Córdoba, al club Hindú, y empecé a mejorar mi juego, entrené mucho para ir creciendo y tuve muy buenos entrenadores que me ayudaron. Tal vez no soy un virtuoso en el juego, pero siempre tuve mucha personalidad para jugar, y eso también me ayudó a sobrepasar momentos difíciles en mi carrera.

Tengo un muy buen recuerdo de aquel Mundial U19 que jugué con la Selección Argentina y también son muy importantes todos los títulos que tuve la suerte de ganar en la Liga Nacional (con Quimsa y San Lorenzo) y a nivel internacional.

Para un deportista profesional, entrenar, cuidarse y alimentarse bien es fundamental. En ese sentido, Pulver me ayuda para mejorar mi rendimiento y recuperarme mejor y más rápido después de cada esfuerzo importante. A nivel de elite, se necesita ser metódico y muy detallista en todo el trabajo diario. Junto a los profesionales de Pulver y del club, incorporo los minerales, las vitaminas y los nutrientes necesarios para estar mejor.

El deporte profesional es sacrificio pero también debe ser disfrute y goce. Hay que intentar divertirse también, pasarla bien con el grupo y en el trabajo. Dar todo día a día, querer siempre mejorar y crecer, ir por más. Ese es el fin, ese es el objetivo.